Nicolás Malleville, nativo de Córdoba, Argentina, proviene de una herencia mixta de antepasados ​​vascos franceses por parte paterna e italianos por parte materna. Malleville fue descrubrido en San Ignacio, Uruguay a los veintiún años mientras estudiaba Arquitectura del Paisaje. Poco después, se mudó a París y luego a Londres para emprender una carrera como modelo.

 

Mientras estaba en el extranjero, Malleville forjó relaciones profesionales con Tom Ford, Carine Roitfeld, Karl Lagerfeld, Karl Templer, Anastasia Barbieri y trabajó para fotógrafos como Peter Lindberg, Steven Meisel, Mikael Jansson, Mario Testino y Steven Klein. Quizás lo más significativo es que sirvió como musa de Tom Ford durante sus últimas temporadas en Gucci. También firmó contratos con Estée Lauder y apareció en dos campañas de fragancias para Carolina Herrera y Donna Karan.

 

En 2002, Malleville se mudó a la Península de Yucatán en México y combinó su carrera profesional como modelo con sus conocimientos de arquitectura paisajista. Creó fragancias originales y pequeños resorts en toda la zona, incluidos Tulum y Mérida.

 

El desarrollo de Coqui Coqui Perfumes, Residences & Spa le permitió realzar su pasión por las fragancias y la belleza, cosas que aprendió a apreciar mientras viajaba como modelo joven. Ha recibido una gran atención de los medios de comunicación por sus nuevos proyectos, incluidas las páginas que alguna vez adornó como W, Architectural Digest, The New York Times, Telegraph y Vogue Hommes International. Actualmente, Malleville pasa su tiempo dirigiendo proyectos personales en México, Italia y Argentina.

Nicolas

Malleville

Nicolás Malleville, nativo de Córdoba, Argentina, proviene de una herencia mixta de antepasados ​​vascos franceses por parte paterna e italianos por parte materna. Malleville fue descrubrido en San Ignacio, Uruguay a los veintiún años mientras estudiaba Arquitectura del Paisaje. Poco después, se mudó a París y luego a Londres para emprender una carrera como modelo.

 

Mientras estaba en el extranjero, Malleville forjó relaciones profesionales con Tom Ford, Carine Roitfeld, Karl Lagerfeld, Karl Templer, Anastasia Barbieri y trabajó para fotógrafos como Peter Lindberg, Steven Meisel, Mikael Jansson, Mario Testino y Steven Klein. Quizás lo más significativo es que sirvió como musa de Tom Ford durante sus últimas temporadas en Gucci. También firmó contratos con Estée Lauder y apareció en dos campañas de fragancias para Carolina Herrera y Donna Karan.

 

En 2002, Malleville se mudó a la Península de Yucatán en México y combinó su carrera profesional como modelo con sus conocimientos de arquitectura paisajista. Creó fragancias originales y pequeños resorts en toda la zona, incluidos Tulum y Mérida.

 

El desarrollo de Coqui Coqui Perfumes, Residences & Spa le permitió realzar su pasión por las fragancias y la belleza, cosas que aprendió a apreciar mientras viajaba como modelo joven. Ha recibido una gran atención de los medios de comunicación por sus nuevos proyectos, incluidas las páginas que alguna vez adornó como W, Architectural Digest, The New York Times, Telegraph y Vogue Hommes International. Actualmente, Malleville pasa su tiempo dirigiendo proyectos personales en México, Italia y Argentina.